Ser dios es agotador

TITULO: SER DIOS ES AGOTADOR

PERSONAJES:
Perfil basado en un amigo cercano.
TIPO DE TEXTO:
Narración corta.

POR:
Génesis Finol
Enero - 2017

Durante la mañana de aquel día de invierno el frió llegaba a los huesos y la nieve se había acumulado en la puerta dejando atrapados a todos, parado el pueblo y sumido bajo el silencio de un domingo estático de distante sensación.
Ese lugar no era muy distinto a los que aparecen en las historias de tristeza y drama, no era muy distinto a esos lugares casi inhabitados donde nadie anda por las calles, donde todo el mundo cierra la cortina cuando alguien pasa. Pero esta historia no se trabaja del pueblo, ni del invierno, ni de la mañana, se trataba de alguien especifico que permanecía mirando ese entramado de madera en el techo de su hogar, aún entre sus sabanas. Los ojos fijos en esas lineas que ya sabia de memoria, en las sobras de lo más alto donde de vez en cuando alguna araña tejía sus telarañas.
Él vivía solo, o eso sentía pues nunca sintió la compañía de esos que compartieron el hogar en otra época, vivía solo con los fantasmas.
- ¿No te levantaras?
Solo respondió girándose en la cama para alcanzar la libreta donde anotaba al despertar todo lo que pensaba.
- Esta bien, no te levantes... ¿empezaras a vivir lo que sueñas al menos?
No respondió, solo se ocupo de describir con detalle lo que pasaba por su cabeza de oscuro cabello lasio y algo despeinado por la almohada.
- ¡No me ignores! 
Y el caer de varios libros en el suelo acompañaron ese reclamo. Se irguió apenas y mirando el desorden murmuro: Solo eres un fantasma más, por que no te vas hacer lo que hacen otros fantasmas?
- ¡No soy un fantasma!
- si, claro que no lo eres. ¿Cuando fue la ultima vez que desayunaste?
y la brisa fue lo único que respondió. Era usual para el hablar con esas apariciones de vez en cuando, voces que el escuchaba, cosas que el sentía. Nadie más que el sabia que detrás de cada objeto, de cada lugar y de cada persona había un "algo" que murmuraba con la esperanza de ser escuchado por alguien vivo. Pero él, él era nihilista y no se creía nada por completo. Solo se ocupaba de vivir.
- Ser dios es agotador.
Esa clase de chistes eran típicos a solas, pensando en voz alta mientras revisaba algún mensaje en su teléfono negándose a salir de la cama en esa mañana de invierno.
**********
Escribí esta historia para un amigo pues se acerca su cumpleaños. Dentro de unas semanas su día será y quería darle algo valioso o significativo... pues que cosa distinta a mis letras pueden cumplir con esas características? Espero que cuando lo lea al menos sepa reír de este pequeño cuento.
Tú, si lo lees... Feliz día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.