Carne de Conejo



TITULO: CARNE DE CONEJO
PERSONAJES: 
Nadie, versión adaptada.
POR: 
Génesis Finol
17 de Diciembre del 2012
 “"No más sonrisas cálidas pero, ¿para que las querría ahora? Viajaría a la luna y mi mejor amigo silencioso me acompañaría, se metería conmigo en esa caja de cartón e iríamos a conquistar el cielo, Marte y Plutón.”

Cumplía los 7 años cuando mi madre trajo a casa la caja de color marrón.

Recuerdo que días antes de mi cumpleaños, todo iba normal; me leía un cuento antes de dormir, me despertaba con esos cálidos besos y abrazos que durante todo el día se repetían entre juegos, su mano sosteniendo la cuchara que siempre aterrizaba magistralmente en mi boca durante las comidas, la suave piel de ella mientras nos bañábamos… La sonrisa siempre, los abrazos y más caricias.

Yo no sabía que en esa caja había algo más, algo que era esponjoso como el peluche que me dieron en navidad; ojos brillantes y bigotitos inquietos.  La sonrisa de ella cuando se inclinó mostrándome el contenido de la caja…
-¡Es un conejo!
Fui feliz, ahora dormía, jugaba, comía con el… No pensé que esto le causaría una herida a ella.
Estaba tan cansado a la hora de dormir que no escuchaba el cuento, no quería ir al baño, no me separaba de mi mascota nada ¿Por qué le abandonaría? Era feliz y nada más importaba.

Quizá debí darme cuenta de la mirada envidiosa que esa mujer le daba de vez en cuando, de la manera en que me hablaba; brusca al ordenar y tosca al señalar. No más sonrisas cálidas pero, ¿para que las querría ahora? Viajaría a la luna y mi mejor amigo silencioso me acompañaría, se metería conmigo en esa caja de cartón e iríamos a conquistar el cielo, Marte y Plutón.

Pero fue ese día, creo que era martes cuando desperté solo en mi cama y la suavidad del pelaje no estaba entre mis manos. Quizá había ido a salvar el mundo, mi mascota era genial…

La voz serena de ella de nuevo, como antes, como esa sonrisa que me dio aunque estuviera llamándome para el almuerzo. Pensé que me regañaría por dormir tarde, por haber ensuciado la pijama y haber estado toda la mañana buscando y removiendo la casa pero no lo hizo. Seguramente ella sabía que estaba buscando a lo único que me hacía feliz, si, seguro.

-Quizá, amor mío… no debí compartirte.

Mi madre decía cosas raras últimamente, tan raras como el sabor de ese almuerzo, tan raro como la amarga sensación de tristeza que sentí en el estómago cuando ella me dijo…

-La carne de conejo es lo mejor para tu crecimiento, querido.

Y Entonces, desde que tengo 7 años, no he tenido mascotas… Desde que tengo 7 años, no he podido volver a comer carne de conejo. 

6 comentarios:

  1. Que cruel! D= Muy bien redactado ház algo sobre los vegetales :3

    ResponderEliminar
  2. Me recuerda a Neruda? O no recuerdo el nombre del otro autor pero si...
    Muy bueno! Que quizo decir Suichi con los vegetales? .____.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seria a... ¿Quiroga? dios, que comparación. En serio que me emociona.
      Se refirió a que escriba algo con vegetales. Solo que se comió una coma (,).
      Gracias por leer Airi.

      Eliminar
  3. :O me gusto mucho jaja, se nota que manejas muy bien el lenguaje..

    Saludos y Te sigo! quiero seguirte leyendo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que le gustara. Hago lo que puedo, aun tengo mucho por aprender.
      Gracias, me anima mucho tener una seguidora que me lea.

      Eliminar

Gracias por comentar.