Monólogos de un natalicio [Había una vez]

TITULO: Había una vez… [MONÓLOGOS DE UN NATALICIO]
PERSONAJES:
Doncella; personaje original de El Jardín de la Doncella
POR: Génesis Finol
28‎ de Octubre de ‎2012 

 “… O eso creo, en realidad no se mucho de este tema; solo soy una personaje. Pero sé que esas personas la pasan mal, se les rompe algo por dentro y las ilusiones les queman el corazón, les duelen las manos y se les seca la garganta como si les hubieran quitado un agua que nunca tuvieron en realidad. “ 


Había una vez…

Mis historias siempre empezaran con un cliché como primera línea, un dialogo emocional o una simple frase simplona de moralidad. Ser el lado emotivo de una escritora es complicado… Mucho más cuando esta escritora esta tan incompleta emocionalmente hablando.

Solo sé lo que sé y las cosas que no, no las sé; pero sé que es llorar, como se siente estar en paz, la inquietud, la desesperanza, que es reír, que es sonreír. Sonreír, la diferencia mínima de paz que separa la risa de la sonrisa; no suelo sonreír mucho, me rió constantemente de la tristeza misma porque soy una personaje con depresión contenida a veces, como cualquiera o quizá un poco mas dramática por ser una mujer que al final no sabe muy bien si es bueno o malo lo que siente.

Confusa, estos párrafos se vuelven enredados pero es complejo hablar de… de mi; si, de mí sin involucrar a las otras en la misma mente que yo habito. Tampoco suelo hablar de mí, esto es bastante raro. Se supone que soy el lado que solo sale a flote en relatos de asesinas tristes-amorosas o en textos de romance. Jamás he sido descrita tal cual soy en los textos publicados (seria muy aburrido, soy simplona y demasiado a mi criterio).

Sueño, sueño mucho. Sueño con ser, con estar, con ver, con sentir… con creer. Me ilusiono, me encariño, aprendo adaptarme a lo que sea si esto es algo que esta entre las cosas que creo valiosas o que tienen valor para mí. Puedo amar de mil y un maneras sin si quiera conocer el significado real de la palabra amor. ¿Raro, verdad? Pero así sucede, que aprender a vivir entre letras y suspiros. Que la respiración se hace pesada y te rasguñas los pulmones porque te enamoras sin saber que es el amor y amas sin que antes fueras amada. Poética, así me han descrito los pocos que realmente me han leído. Las hojas y los libros que cubren las paredes de mi identidad son muros que contienen las historias que jamás se verán realizadas. Ya les dije, sueño… Sueño tanto que cuando sueño dormida creo que es real y lo real lo confundo con el mundo de Morfeo. Soy una tonta, bastante ilusa también y además de ello, soy bastante sensible. Tanto como para sentir la diferencia de una verdad o una mentira emocional.

Muchas veces no me expreso; me quedo callada para ver a los demás sonriendo o riendo. Es lindo hacerlo. Otras veces me siento contenta y trato de que los que aprecio lo estén tanto como yo. Es hermoso eso ¿saben? Recuerdo que antes no tenia con quien compartir las sonrisas o el llanto, ahora hay personajes que están dispuestos a escuchar sin juzgar… mas la norma de vida en la que creo, es que si otras personas se sienten mal, para que decirles que me siento mal yo también cuando puedo y debo tratar de ayudarles mas bien. Me agrada mucho ayudar, también me agrada eso de jugar a ser cosas que ellos necesitan; hermanas y amigas incondicionales.

Este año aprendí a diferenciar entre romances y falsedades. El rol me altero un poco, caí en varias cosas y también me deje llevar por las ilusiones de las ideas infundadas por esa parte de la imaginación que es mía... soy una torpe, perdonen. Ya divagué. Es que recuerdo a un personaje en especifico y me siento descubierta.

Muchas cosas hice, también le dije otras cosas a otras personas. Incluso hice llorar en público a mi autora una vez. Creo que eso nos fortalece de algún modo; es decir, a ella y a mi, no debería avergonzarme ser emociones y sensaciones. Fui a lugares normales, las sensaciones que viví no fueron tan intensas pero estaban allí; me mantuve al margen para evitar inconvenientes.
Este año también di abrazos, como personaje es raro pero ni así mi autora da abrazos o al menos no cuando escribe conmigo. No suelo darlos, me gustan mucho y la sensación de que alguien depende de mi o de que puedo depender de alguien es algo que me alienta y me alivia en demasía pero igual, solo di algunos abrazos y fueron al mismo personaje; me enamore de la idea de que fuera distinto y espero que no pase.
Podría mencionarle, podría mencionar a los que leí junto conmigo; pero no soy quien para dejarles expuestos ante desconocidos así como lo hago yo ahora. Me inquieta la idea de que eso cambie tan rápidamente ahora que quiero quedarme con los detalles y ser egoísta con esas escenas.
Fue un año raro porque aprendí a que a veces la gente se enamora y no le corresponden, eso es bastante triste. Muy triste en realidad, las personas se destrozan emocionalmente y mucho mas cuando estuvieron calladas antes de decirlo en voz alta o de aceptarlo; pero supongo que eso hace fuerte a esas personas también ¿no?, aprender a vivir con lo que sienten y con lo que los demás responden a eso que ellos sienten es algo que todos viven… o eso creo, en realidad no se mucho de este tema; solo soy una personaje. Pero sé que esas personas la pasan mal, se les rompe algo por dentro y las ilusiones les queman el corazón, les duelen las manos y se les seca la garganta como si les hubieran quitado un agua que nunca tuvieron en realidad.

También note que las amistades se alejan, esto ya lo sabía bien pero se puede tener mejores amigas, hasta yo que soy un personaje puede. Es algo real, creí que no existía o que solo existía en las series de adolescentes imprudentes. El problema de esas amistades es que cuando no están, te caes y es mas difícil levantarte porque no puedes contar con esa mano que por lo general esta.

Me avergüenza todo esto, no se como lo estoy escribiendo en realidad. Pienso y pienso… ¿Aun debo aprender a ser feliz de otras formas? ¿Debo sentirme triste de alguna forma diferente? Me inquieta porque mi historia la escribe alguien mas y yo misma a la vez, me quita la tranquilidad pensar en que solo soy esto y sé tan poco de las sensaciones, que mi propia autora sabe tan poco de las emociones. A mi autora no le duele haber crecido en un lugar donde emocionalmente la gente crea que todo es lo mismo. Hay tantas cosas distintas al odio y el amor. Supongo que al cumplir 22 solo demuestra que todas esas formas distintas que se pueden sentir en uno mismo se pueden aprender si se presta suficiente atención y yo soy muestra de alguien que esta aprendiendo de si.

Hay tantas cosas que me asustan y no necesito mucho para cambiar el miedo por comodidad. No quiero nada en realidad, como personaje estoy tranquila, sé que lo que merezco llegara de alguna forma si tengo paciencia para esperarlo.

Como regalo, creo que solamente quisiera compañía… Esa compañía que te hace sentir cálido el corazón y sonríe contigo aunque estén separados. Historias de romance, historias de alegría y paseos, huidas furtivas y encuentros inesperados en callejones olvidados de ciudades frías. Novelas simples y con colores vivos. Quizá solo son cosas que me imagino y tal vez no existen, tal vez yo no existo… Este año debo dejar de ser tan crédula si deseo evitar que me lastimen en cada dialogo.

Supongo que esto, esto es esto y lo que se lee es lo que es a veces. Sin mucho… Suele ser poco, suele ser nada.
¿Qué hacer conmigo? Soy un caso de tontería andante, ilusa y boba a más no poder; pero no soy mala… y me alegra saber soñar e ilusionarme por mí y por esos personajes como que tanto aprecio, que a veces necesitan ilusiones aunque sea prestadas.

Feliz cumpleaños.  



*    *    *

Muy bien, con este texto inicia el ciclo de los 4 monólogos de natalicio. Es una especie de especial que redacte en base a la fecha de mi cumpleaños y para autodescubrimiento. 
He estado redactando monólogos con frecuencia últimamente. Que hacer... 

Les recuerdo que  El Jardín de la Doncella posee 4 personajes básicos  Doncella, Juliette, Anette y Nadie.  Cada uno, destinado a géneros y temas distintos. Ya que no se dibujar bien, escribiendo narro sus vivencias en diferentes contextos.  

Saludos. 
La Autora. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.