Final insípido

Había una vez…
Nadie: no, me haces el favor y me empiezas con otra cosa mi cuento…

-la narradora suspira y borra lo que había escrito para empezar de nuevo-

Aquella mañana, calurosa, molesta, saturada, la gente caminaba a todos lados en la estrecha acera que estaba junto a la calle llena de automóviles estancados en una cola que parecía no tener final.
El carro de supermercado que aquella persona empujaba entre la gente chillaba, chillaba endemoniadamente, por esto la gente se retiraba dándole paso aquel vagabundo que seguía caminando como si nada, arrastrando sus descuidados y sucios pies sobre el concreto. Algunas llagas y ropa harapienta.

Todo estará bien… ~
todo estará bien…~~~

Tarareaba despreocupado, sus finos labios bajo sus mechones descuidados y su piel sucia dificultaba saber si aquella persona era una mujer o un hombre. Sus pantalones, falda, algo… ni si quiera tenia forma aquel grupo de trapos que le cubría.

Una mujer de traje tropezó con su carro lleno de papeles mientras el seguía tarareando su improvisada canción.

Acaso no ve por donde anda?
Pregunto indignada sin detenerse, Nadie siguió caminando, su camino se había desviado y cruzando la calle entre los autos con su carrito destartalado siguió, sin responder, sin ver a los lados, forzando su preciado vehículo entre el estancamiento, rayando la pintura de varios, gritos de la gente, el vapor de motores frente a el… llego a la otra acera, pero se adentro en un callejón, un gato maullaba sobre un contenedor azul de basura, Aquel Vagabundo se detuvo y miro al gato.
Porque has de ser tan hermosa criatura?
El gato dio un salto al carrito, afilando sus uñas en los papeles dentro de este, Nadie sonrio amable y volvió a tomar el carro para continuar su camino llevando consigo aquel gato que ahora se enroscaba para acostarse en los papeles.
Los pasos agitados en el mismo callejón se acercaba, alguien se acercaba corriendo, nadie se detuvo, inclino a un lado su rostro.
Santa clos? –Pregunto confundido, ya que estaba oscuro y no veía mas que el brillo lejano de un día caluroso-
Un disparo, el felino salto del carro alejándose del vagabundo, Nadie desesperado extendió su mano siguiendo al gato para atraparlo lanzándose sobre el al piso lleno de charcos.
Aquí estas… -dijo sonriendo de nuevo cuando logro atraparlo, abrazándolo se volvió a poner el pie, alguien estaba frente a el-
Hallo~
Saludo al desconocido que tenia en frente moviendo la patita del felino en sus brazos, un uniformado, policía quizás, su silueta se desdibujaba con el sol, esperando que respondieran su amistoso saludo trato de ver a la cara aquella figura de “orden” como solían llamarlas los vagabundos bajo el puente donde dormía a veces. Pero el sol le deslumbro, una brisa fría paso por su nuca y retrocedió, pero ya era muy tarde, Tendido en el suelo, el gato le lamia la mano al cuerpo inerte aun sonriente de aquella persona feliz.
Nadie había quedado en mitad de un tiroteo, la vida en la ciudad siempre había sido agitada, muchos se lo advirtieron…
Mis errores son míos… míos… -dijo llevándose la mano que el gato trataba de lamer a la herida que estaba en su tráquea pero la sangre se salía y sus palabras solo habían sido entendidas por su propia mente-
Con ellos había sido feliz, con sus errores, con ellos había vivido y con ellos había muerto en ese oscuro callejón lleno de silencio.
-la narradora dejo de escribir, cansada, poniendo la pluma a un lado del papel-
Nadie: eso es todo? Donde están las batallas épicas? Y mis apariciones fantásticas?!! Exijo una expli… -el papel donde estaba nadie fue arrugado y lanzado a la basura moviéndose aun luego-

1 comentario:

  1. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
    nadie no dejes de luchar!!!!!
    no dejes solo al neko!!!
    .... :3
    k divertido la forma con la que juegas con la narrativa del texto :3

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.