Y... Te quiero.


No me hables más, por favor… -dijo ella y se alejo, corrió dejándolo atrás-

El simplemente no entendía aquello y trato de dar un paso, temeroso de que tan malo era lo que había hecho para que después de tan buenos momentos ella dijera eso.

Ella corría, llego a lo que suponía era su casa, después de subir algunos escalones, cerro la puerta tras si como si la siguiera un verdugo. No había nadie tras la puerta, ella se dejo caer, sentada, ocultando su rostro entre sus brazos, sin llorar. Solo, escondida.

Se conocían hacia mas de 6 meses, Doncella había estado buscando en alguna biblioteca algo, siempre buscando y se tropezó con el, ¿tenia nombre? Si, pero ella no quería ni recordarlo. Se negaba a pensar en eso.

Ese hombre, solo estaba pasando, no tenia idea de que conseguiría una amiga en alguien que tanto le intimidaba de lejos siempre.

Su relación empezó como un simple formalismo, ella le preguntaba, el respondía…

Nunca dejo de ser así… todo me lo invente. –susurro ella tratando de convencerse a si misma-

Pero esas preguntas se tornaban conversaciones, risas y en un punto, se perdió el formalismo en el proceso y al notarlo ambos, ni si quiera se acostumbraban. Siempre confundiéndose, corrigiendo lo que decían.

Ella ilusionada esperaba, siempre era asi, esperaba cosas que no llegarían nunca…

Porque tuve que volver a esperar… porque… -se reclamo a si mordiendo el borde de la palma de su mano-

Los pasos de alguien subiendo las escaleras, se detuvo en el segundo escalón, siguió para bajar dos escalones.

Ella, se levanto y abrió la puerta, seria.

Por dios, es que tienen que ponerse a jugar en las esca… -bajo la mirada-

No, no quiero dejar de hablarte… lo siento pero no lo hare.

El estaba en mitad de la escalera. Había pensado en no molestarla pero ella era su amiga, al menos eso quería creer.

Doncella dio la vuelta y regreso, dejándolo de nuevo sin poder decir nada, sin levantar la mirada del suelo.
Simplemente no lo hagas más… -susurro a medias sin detenerse-

¡Espera! –él, sin nombre, corrió adelantándose, tropezando con el último escalón pero sin caer, se puso frente a ella evitándole que siguiera-

Porque, ¿que hice mal? ¿Que te hice? –pregunto confundido-

No tenia idea de que había pasado, solo eso entendía. Estaban tan bien, tan tranquilos.

Nada, pero yo no pude evitarlo… -retrocedió un paso alejándose de el-
No entiendo… -respondió él-
No es algo que tengas que entender, solo deja de hablarme por favor, no quiero molestarte mas

No, no me molestas, jamás lo has hecho, por… -trato de explicar el preocupado-

y… Te quiero… -dijo ella, interrumpiéndolo, llevo sus manos a su boca, abriendo los ojos como si hubiera blasfemado con esas palabras-

Doncella sintió como sus piernas temblaron un poco, él levanto la mirada, viendo su cabello enmarañado, rizado y siempre largo cubriéndole parte del rostro.

¿Estas bien? –le pregunto serio mirando a otro lado-

Ella asintió sin verle.

Deseo que estés bien, como amiga que eres para mi… solo eso…

Aquellas palabras hicieron que el frio del lugar terminara de sentirse, un leve escalofrió paso por su nuca.

Lo siento… -susurro de nuevo-

El no respondió aquello, solo se acerco y besándole la mejilla bajo las escaleras alejándose.

La Doncella se quedo allí, apretando sus manos, de pie, mirando el suelo…

Ella sabia que el no sentía lo mismo que ella.
Ella entendía eso. Pero no quería aceptarlo. Hubiera preferido quedarse con ese quizás de que tal vez si podía ser correspondida.

Demasiado bueno… -musito para luego suspirar-

Volvió a entrar, se quito la bufanda… la miro por un instante. Negó con el rostro y se dejo caer sobre un diván cercano a la ventana de aquel lugar oscuro que tenia por vivienda.
Abrazando el único cojín color chocolate… apretándolo, hundió su rostro en el. Dejando escapar algunas lagrimas después de aquel rechazo.

“ojala no existieras, ojala en mi mente vivieras, todos alguna vez se enamoran y el rechazo es algo natural en esas cosas. -Doncella-”

2 comentarios:

  1. Muy genial su escrito y tristemente real, sufrimos el rechazo y muchas veces también rechazamos a los que nos aman.

    Desde las sombras
    Lord

    ResponderEliminar
  2. como siempre doncella..... mis felicitaciones... :3
    realmente logro captar mi atencion (cosa dificil)
    siga asi.. que estoy esperando el proximo escrito

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.