De mediocre a infeliz

El, silencioso, observaba aquel muro de vidrio traslucido y limpio desde lejos, Julián tenia la manía de pensar más de la cuenta y siempre se le escapaban las oportunidades por esto… pero Anette le había dicho en su cara lo que tanto odiaba saber.

Eres un mediocre… 

Mediocre… -repitió susurrando-

La gente pasaba por aquella calle de la ciudad, normal, común.

Mediocre… -volvió a decir mientras tomaba un bolso que tenía en sus pies para acercarse aquella pared de cristal que tanto miraba-

Era febrero de aquel año, era jueves, lunes, quizás martes… poco le importaba la fecha de aquel día. Solo sabía que eran las 2:30pm y ya no podía regresar a su mediocre trabajo de oficinista mal pagado.
Saco del bolso un pasamontañas y poniéndoselo sin detener el paso, entro a la tienda.

Esto… ¡es un asalto! –le dijo a nadie-

Si… a nadie, no miro a nadie. La frustración que tenía lo mantenía distraído del único guardia de seguridad que había en aquella tienda de empeños, el gordo vigilante de azul trato de acercarse al botón de alarma pero no consiguió más que un disparo en el pie.

¡Les dije que es un asalto! ¿¡Que no ven que es un arma!? –dijo el caminando hasta el hombre herido, refunfuñando, quejándose de aquello como si estuviera harto de la situación como si nada-

Diré esto, quiero, exijo eso… -señalo un estuche de un rincón- ustedes me lo dan, yo camino por la puerta de regreso y aquí no paso nada… -hizo una pausa y se rasco la nuca con el arma- bueno, usted tendrá que ir al hospital obviamente.

El hombre que atendía el lugar presto, levantados sus brazos, se acerco al estuche que señalo aquel asaltante tan poco convencional.

Julián sonrió debajo de la capucha.

Gracias. –dijo tomando el estuche, lo abrió y un violín de madera gris se dejo ver- mmm… -miro a los lados, viendo una cámara, siguió con la mirada los cables hasta donde estaba la grabadora, con el mismo arma, le disparo, destruyendo la cinta dentro del aparato, tomo su bolso y salió de allí, caminando, entro al callejón, se quito el pasamontañas y acomodando su traje, se perdió entre la gente mientras las patrullas llegaban-

Días antes el había estado en la misma tienda de empeños, con el violín de su hermana. Necesitaban dinero, desesperado no tuvo mas salida. Solo El sabría que al llegar aquella casa de suburbio medio destruida por dentro la pseudo adolescente estaría calmadamente sentada con la mirada fija en la puerta, en espera de el.

M-e-d-i-o-c-r-e

Fue lo único que le dijo en mitad de la oscuridad para irse a su habitación y dejarlo solo en esa sala.
Ahora ya tenia el preciado instrumento. Abría la puerta frontal de la casa, aun enojado consigo mismo. Quien sabe que pasaría si sus deudas seguían aumentando, la presión.

Puso el estuche del violín de golpe frente a la niña de cabello medianamente largo, falda y botas un poco altas color gris.

Anette vio el estuche, inexpresiva.

Te daría las gracias pero no creo que las necesites. –Ella señalo hacia la nevera frente a la mesa-

Un hombre de negro apuntaba la cabeza de Julián, un poco de sangre, quizás muy poco para haber sido una bala cruzándole la cien, sus ojos muy abiertos, tendido en el suelo, aun sosteniendo las llaves de la puerta en su mano. El hombre de negro guardo el arma y se retiro sin corren pero no lento.

Siempre supe que eras mediocre… -repitió ella mientras tomaba el estuche y caminaba a su cuarto de nuevo-

"Por más que se luche, ciertas cosas no tienen ni si quiera una opción a ser mejores. Muchos están mejor siendo mediocres que viviendo infelices. -Anette-"

2 comentarios:

  1. Muy bien, no estoy muy de acuerdo con la moraleja...
    Pero me gusto siga escribiendo yo seguire aquí leyendo

    Desde las sombras
    Lord

    ResponderEliminar
  2. Las conversaciones entre las personas suelen tener algo inusual cuando las personalidades se pueden confrontar.

    Unos degustan o disfrutan del molestar, ya sea con algo simple, algo vano o repetitivo, perturban una tranquilidad.

    Regresando a tu texto, es muy cierto que mientras menos se sabe más felices somos, pero ser mediocres es otra cosa, es algo mas lascivo que simplemente no saber, el mediocre lo percibo como el que sabe algo pero lo hace mal, muy mal, pésimo, yo no sería feliz con eso.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.