Secuestro APT, un final en comun.

saludos gente, aca esta el final... el final... como disfrute escribir este final. 
perdonen la tardanza... pero conchale, son once paginas de word, asi que, tienen bastante por leer. 
gomen que sea tan largo, pero tenia que darle detalle. 

esta vez, hay tres tiempos en la escena. hay dos situaciones y hasta tres en paralelo asi que lean con calma. 

se que despues de esto, dejare de tener tantos comentarios en este humilde blog. :/
espero eso no sea asi. 

gracias por el apoyo. 
me diverti bastante escribiendo esta saga, fue agradable ver como se e veian reflejados ustedes en las escenas, como discutían los finales... gracias.
este es el final de la historia, asi que... bueno... adeu al secuestro. (?)
me esforze mucho mucho. espero les agrade. 



La llamada se extendía,
Aunque Moe se escapo –dijo Doncella sin preocupación alguna-
No te preocupes  me encargare…  ¿para eso estoy no?-contesto Craftera, seguido de una risa cruel de parte de ambas mujeres-
Doncella caminaba hablando jovialmente, El ambiente se hacia mas tenso, ella subió las escaleras dejando solos a los hombres encerrados en ese sótano húmedo que no dejaba mas que leves líneas de luz dispersas en pocas grietas, recordándoles un atardecer hermoso afuera, que se desvanecía rápidamente junto con sus esperanzas de salir de allí.
Más allá de esa escena, se ve correr a lo lejos un hombre con la ropa holgada.
A este Moe no lo agarraran así… que se mueran, a mi me trataban muy mal ellos, Duver, el malcriado de Frankyy y ¡el amargado de Lonxera! ¡Soy mejor que eso! ¡Me iré a las islas! –se decía a si mismo mientras descalzo cruzaba una calle rumbo a una parada, sosteniéndose el pantalón-
¿Cuantas tallas había bajado? No era más que una sombra de aquel gordito ruborizado que entro aquella tarde atado de manos en esa casa de dulce aspecto y tétrico interior.
Sentándose en la parada de autobuses, sucio y despeinado, se miro el tobillo sangrante.
Debí tener mas cuidado… -pensó mientras se quitaba la tierra que había ensuciado la herida en el proceso de huida-
En aquel instante un auto se detuvo, un auto deportivo, una mujer lo conducía, hablaba por teléfono, riendo.
Lo encontré…  -después de una risita fingida, dejo el teléfono a un lado-
¿A donde vas forastero? ¿Quieres que te lleve? –Pregunto mirándolo de pies a cabeza, bajo unas gafas de sol que usaba y le guiño el ojo con picardía-
Moe miro a los lados y apresurado subió al auto sin pensarlo dos veces. La joven mujer hizo andar el vehículo, lentamente, volvió a poner el teléfono en su oreja, musitando algo casi imperceptible.
Quieren hablarle… -dijo a Moe ofreciéndole el teléfono con una sonrisa que no se había borrado de sus rojos labios desde que subió al auto-
Hola señor Moe, espero disfrute su paseo… -dijo Doncella, Moe pálido no pudo responder, tomo aire y tratando de abrir la puerta se dio cuenta que estaba atrapado en el vehículo que ahora aceleraba sin rumbo-
La conductora lo miro.
Se ve pálido, acaso ha visto o escuchado a un demonio?
El auto desapareció en una carretera sin señalización, la matricula del auto decía claramente “Craftera55”. El bosque profundo que rodeaba la vía seria el único testigo de lo que sucedería.



Habían pasado horas, Shinji estaba en un rincón, la verdad el miedo no lo había abandonado pero solo quería que esa chica que le abrió la puerta bajara las escaleras, quizás podría ver lo que había bajo su falda.
En que momento me convertí en esto, ¡¡¡soy un prestigioso detective!!!
Su mente estaba jugándole sucio y no tenía ni si quiera un día allí.
Al extremo contrario del sótano estaba Black aun inconsciente.
Lonxera trataba de no mirar su propia pierna, destrozada. Duver, entregado al llanto seguía pensando en su amada Rula. Más allá de eso, el mas joven miraba hacia arriba, imaginándose un techo que no se podía ver en mitad de la penumbra.
Deberían ver  lo lindo que es cuando Doncella… -susurraba sin esperar que nadie le escuchara-
Esta faltando el aire aquí… -pensó Lonxera-
Todos estaban desquiciados, los chillidos del piso de arriba, gente caminaba por la madera resistente y antigua de aquella casa…
¿Que tanto podría hacerles? ¿Acaso morirán así de fácil?
Una pared fue golpeada desde afuera, una caja que estaba encima de las mesas de dibujo se resbalo cayendo sobre la pierna de Lonxera, un grito de dolor surgió involuntario.
¿Estas bien? –Dijo Shinji tratando de acercarse diligente pero la cadena que lo ataba lo detuvo en seco, cayó sentado en el suelo torciéndose el tobillo-
Franky negó con el rostro…
Tontos… -susurro, Duver sin mover la cabeza de entre sus brazos, aislándose de quienes se suponían eran sus compañeros-
¡¿Es que no piensan ayudarme?! –exigió Lonxera enojado-
¿Porque tendríamos que hacerlo? –pregunto Franky desinteresado-
Solos nos usas, respondió Duver dándole la espalda.

Shinji se arrastro al rincón, la tensión del ambiente pasaba a ser conflictiva.

Ninfer reía en el jardín externo, caminando tranquila como si aquella patada a la pared hubiera sido una gracia de aplaudir.
Estamos aquí por tu culpa, solo por tu egoísmo y no compartir apt con la Doncella bonita… -agrego Franky, tranquilo-

¡Maldito! ¡Como dices eso tan tranquilo vendido! ¡Traicionero! –Duver se levanto enojado y con esfuerzo, dirigió un golpe al joven chico, sin ver mucho mas que una silueta-

Franky logro esquivar el golpe al rostro pero recibió el impacto el su dorso, un seco sonido, respiro profundo y tosiendo un poco de sangre se limpio la comisura de los labios, apenas logro levantarse para responder con la misma acción pero fallando y dándole en el cuello, Duver sin poder respirar se arrodillo, tratando de tomar aire, desesperándose.

Lonxera jadeando en la esquina aun con la caja sobre su pierna herida, sudando, la temperatura subia poco a poco…
Aquel grupo de amistad tan fuerte estaba siendo separado por la locura, por la presión, la traición.

¿Esta muerto? –pregunto Doncella en voz alta cerca de la escalera, para que escucharan los hombres secuestrados- oh, lo atrapaste Craftera, pásamelo, quiero hablar con el... decirle las ultimas palabras antes de que su infeliz vida acabe.

Todos buscaron las miradas, unos a otros, habían atrapado al único que había logrado huir de ese infernal lugar.
Duver aun agitado tenía problemas con su respiración. Shinji sin decir palabra alguna trataba de no meterse entre ese grupo de locos que ahora eran todos ellos.

Los golpes de los mismos tacones, inconfundibles, seguros. Bajaban las escaleras por segunda vez en aquel día, ya noche, arrastrando algo, Doncella llego y encendió la luz, levanto una especie de mazo que con dificultad cargaba, dándole a Black en uno de sus brazos cuando este empezaba a moverse para reaccionar, apenas abrió los ojos llorosos, el brazo derecho del aquel detective se rompió bajo el peso natural de aquel instrumento.
La sangre quedo estampada en la pared cuando la joven mujer de cabello largo y ondulado. Castaño, ahora un poco más suelto, lo levanto un poco, sacudiéndolo apenas, un poco de sangre aun adherida a los bordes del mismo.
Ups… ¡fue sin querer! –Dijo ella sonriendo para ver a los demás a la cara-


Sus rostros demacrados, claramente sucios y golpeados, ahora se veían sus ropas maltratadas y el piso lleno de polvo que se había convertido en tierra con el tiempo.


Aunque ustedes se negaran, esto fue una experiencia linda… me divertí mucho… -agregaba ella mientras caminaba con elegancia rumbo a Lonxera que estaba en el suelo, su rostro enfermo, la fiebre lo hacia delirar, se movió tratando de evitar a la mujer que inclemente lo pateo firmemente-


Ver como su naturaleza de animales les hacia mas daño que cualquier veneno… -sonrió levemente-


Ninfer bajaba la escalera sosteniendo una carpeta y una maleta, alegremente, entrego a Doncella que firmando una de las hojas, pregunto ala chica que los veía con mirada de carnívora.
¿Te gusta alguno? Puedes elegir, pero el que tiene el brazo roto y el joven son míos…
-dijo a Ninfer que animada sin decir nada, camino entre los temblorosos hombres, Black con sus energías la tomo del tobillo con el brazo que aun estaba bajo su control, esta sacudió el pie y lo pateo en el hombro para seguir-
¡Todos están muy feos!
Se detuvo frente a Shinji que se ocultaba bajo su propia gabardina-
Este… -señalo a Shinji, Doncella llenando el papel en la carpeta asintió-
Ninfer corrió a donde había dejado la maleta, abriéndola y sacando un bate de aluminio, Shinji poco a poco asomaba su cabeza al sentir alguien cerca de el, la voz de la chica lo entusiasmo un poco, pero no lo suficiente para vencer el miedo que lo embargaba aun, su rostro se torno casi verde al ver el estado del brazo de su compañero, al ver aquellos hombres demacrados… trato de cubrirse la boca con la mano pero su intento fue vano, el golpe del bate de aluminio lo dejo inconsciente, cayendo de frente al suelo.

Infeliz, ¡no le hagas nada! ¡El no tiene que ver con nosotros! ¡Ni si quiera sabemos quien es! –grito Franky a Ninfer, esta lo ignoro, tomando a Shinji por una pierna para arrastrarlo escaleras arriba-

Black tratando de salvar a su compañero, algunas lagrimas se escaparon al halarlo por el extremo de su chaqueta cuando paso cercano a el. El dolor que causaban los restos de sus brazos aun pegados a el.


Como pudimos aceptar este trabajo… porque no escuchamos a los anons.!! –exclamo-




Mas allá de esto, en la ciudad, las mujeres estaban tocando la puerta de los detectives de nuevo, sin respuesta alguna, el joven que las acompañaba, como pudo, trepo desde un balcón hasta lograr entrar por la ventana a la pequeña oficina.
Gracias Vizard… -dijo Debb al entrar seguida de Rula, Vizard sonrió victorioso, ganas de destruir el lugar no le faltaban, pero estaba para cuidar aquella mujeres no para hacerlas preocupar mas-

¡No están! ¡¡Ellos también!! –dijo Rula golpeando el escritorio, en su mano el delicado pañuelo apretado-
En alguna parte deben estar… -Debb trataba de pensar en algo, sabia que Rula no soportaría mas sin saber de Duver-
Vizard revisando los papeles, vacio todas los gabinetes.
Estoy seguro que ellos son cómplices, ¡lo se! –Decía centrado y enojado, desordenando todo, más de lo que ya estaba-
Rula tiro el pañuelo, Debb vio aquello sorprendida.
Estas bi… -sus palabras se cortaron al ver como Rula salía de la misma habitación, casi corriendo, sin llorar más-

Los conseguiré, ¡se que los anons sabrán!
-dijo corriendo dos calles abajo, seguida de Vizard, Debb fue en busca del auto para alcanzar a su amiga, la apoyaría, estaban cansadas de esperar sin saber más de la situación-




En el sótano, Doncella terminaba de firmar los papeles, agachándose delicadamente para quedar cercana a Lonxera.
Bien Lonxera, ¿te quedas sin aire? ¿El calor te hace mal? –Pregunto con hipocresía-
La luz del lugar tenia cegados a los hombres, directa, cruel, mas que dolor tenían vergüenza de verse a si mismos en tal condición.
Lonxera agitado por la fiebre no respondió.
Necesito que firmes esto… si firmas, todos podremos ir a beber el té en el jardín… -dijo sonriente poniéndole una pluma en la mano-
Lonxera sosteniendo la pluma miro de reojo a Franky, este asintió, Duver negaba serio, enojado.
Que clase de mujer eres… -pregunto Black indignado ante la siniestra personalidad que aquella figura femenina guardaba-
Doncella ignoraba esto, puso la carpeta con un documento bajo la pluma que sostenía Lonxera.
Solo debe firmar... Nada mas...
Le repitió…



Rula en el callejón que antes era una entrada a la oficina pequeña de apt, trataba de hablar con algunos anons, pero todos se hacían los desentendidos…
¡Es que acaso no puedes decirme que viste! –dijo Vizard dándole un golpe contra el muro a un anon de pálido aspecto-
Déjalo, no vez que tiene nombre… -dijo Debb señalando un “lordDoh” desdibujado-
El anon con nombre cayó y corrió alejándose.
Vayan a la casa de la Doncella… esa perra nos ha hecho demasiadas… -dijeron varios anons que se ocultaban en las sombras-
A mi me banneo… y yo ¡tengo nombre! ¡¡¡TENGO NOMBREE!!! –dijo un anon en crisis lloriqueando con locura, desequilibrado-
Rula recordó haber leído algo de una mujer que conocían con ese nombre en la sociedad.
¿Esa mujer no es la dueña de la torre y del jardín? -pensó Debb en voz alta-
Vizard ya estaba en el auto, acelerándolo.
¿Que esperamos?
Rula subió al vehículo, seguida de Debb.



En la casa de Doncella, Ninfer terminaba de arrastrar a Shinji escaleras arriba, un hilo de sangre de su boca rota por los golpes constantes con los escalones.
Desde que se propaso en esa puerta… se gano esto… -dijo ella sentándolo en una silla en la cocina, poniendo a calentar el bate de aluminio-
Alguien toco a la puerta, Ninfer se giro, miro a Shinji sentado inconsciente, la delgada línea de sangre en el piso, el bate.
Doncella escucho el golpear en la entrada, se alejo de Lonxera que no firmaba aun el documento…
Ninfer, atiende a las visitas por favor.
Ninfer se limpio las manos y repitió el proceso como cuando los detectives tocaron esa puerta antes de estar en ese lugar.
Eran dos vendedores de algo… ¡¡¡a esta hora de la noche!!!-Ninfer, cascarrabias dijo a los mayordomos- no dejen pasar a nadie, si alguien pregunta por la dueña… -pensó un instante, sonrió- mátenlos…
Los mayordomos de aquella casa asintieron y se dispusieron a montar guardia en la entrada.
Doncella volvió a ver a Lonxera.
Firmaras hoy pedazo de… -se contuvo, acomodo su cabello hacia un lado, para poner su mano sobre la caja y levantarla, sosteniéndola, Lonxera sorprendido miro a la mujer, esta levantando mas la caja, la dejo caer de golpe, Lonxera grito de nuevo-
Franky sorprendido, retrocedió.
Dijiste que no lo lastimarías mas… -dijo nervioso-
Eso dije… pero es un espacio grande de la palabra al hecho… -tomo un cuchillo de la maleta, lanzándolo, este giro en el aire y se clavo en el abdomen del joven chico-
Duver se levanto, desesperado.
¿Es que no tienes un arma? –Le exigió a Black que estaba en el suelo-
Black negó con el rostro, Doncella saco de la misma maleta un arma, cargándola.
Ya me cansaron, apt será mío… estén o no ustedes aquí…
-sin decir más disparo a Lonxera en mitad de su frente, este cayó de espaldas, la sangre se escurrió hasta donde estaba Franky, sangrante también-
Un niño tan lindo… tan tan lindo… -le dio el la nuca con la parte trasera del arma y saco el cuchillo de su abdomen para alejarlo apenas, este tratando de defenderse la pateo en el estomago, ella retrocedió quedose sin aire por un momento.-
Duver aprovecho el cuchillo en el suelo y lo tomo, apretándolo entre su temblorosa mano.
No mataras a mas nadie, desgraciada! –dijo amenazándola-
Doncella se levanto, sin percatarse que Black estaba cercana a ella. Este le halo el cabello y la derribo, dejándose caer sobre ella para aprisionarla.
Hasta hermosa eres, porque todas las lindas mujeres tienen que ser malas… -dijo a Doncella tapándole la boca, ella lo mordió, aprendiendo del joven chico, le dio una patada alejándolo de si-
Escorias, ¡como se atreven a revelarse!
-dijo indignada, acomodándose el cabello un poco despeinado-
Frankyy agitado trataba de acercarse a Lonxera, quien yacía muerto en el suelo, Franky tomo el bolígrafo. Sin que ella lo notara escondiéndolo.
Doncella se calmándose, miro a Duver, tomo el cuchillo que usaba como defensa. Negó con el rostro.



Mas allá de esto, en al carretera abandonada que servía de vía de acceso a la casa de esa mujer, el auto que conducía Vizard, viajaba rápidamente rumbo a la casa donde todo aquello estaba sucediendo sin ellas saber nada.
El presentimiento de Rula se hacia cada vez mas fuerte, una punzada en su pecho la hacia sentir una frustración enorme.
¿No puedes ir más rápido? –Pregunto Debb a Vizard que acelero más-
Sorpresa gigante fue cuando pasaron junto a otro auto, viendo la cara pálida de Moe viajando junto a otra mujer.
Ese no era... –dijo Rula mirando hacia atrás-
Vizard sorprendido, desvió su atención, una curva imprevista se acerco, la velocidad les jugo en contra y el auto cayo por una hondonada mas allá de la parada de autobús donde Moe había sido recogido por Craftera.
El auto cayo, dio varias vueltas, Vizard logro saltar arrastrando a Rula pero Debb que viajaba en el asiento trasero se perdió hondonada abajo junto con el auto que después de un instante, se convirtió en llamas.
Vizard trato de llevar a Rula rumbo a la carretera de nuevo, todo había pasado muy rápido.
Donde esta… donde esta Duver… donde...–Musita ella en brazos de Vizard-
¡¡¡Maldición!!! –dijo Vizard, sintiendo la hemorragia de la mujer, se había roto algo? el impacto contra el suelo le había herido en un costado que sangraba sin detenerse-
Llegaron a la vía, el la puso en el suelo, tratando de no dañarla mas. Viendo a los lados, esperando que alguien apareciera, se quito la camisa para cubrir la herida de la mujer pero era inútil.
Estas herido… -susurro ella levantando su mano apenas-
Vizard tenia varias costillas  rotas, quizás se había perforado un pulmón con las mismas, un hilillo de sangre corría desde su boca.
Donde esta Debb… -agrego Rula, moribunda, buscándola con la mirada-
Vizard no resistió más, cayó sobre ella. Ambos, se desangraban en esa carretera, parecía que nadie pudiera socorrerles…



En la casa, Ninfer terminaba de calentar el bate, sentada frente a Shinji, lo miraba mientras apoyaba sus mejillas en sus manos.
Suspiro, se levanto de la silla y tomo un pañuelo de cocina para no lastimarse con el metal caliente.
Cubriéndose bien, agito el bate rojo por el calor que emitía.
Lala…-le dio el primer golpe con el bate en la nuca, la carne y cabello quedaron pegados al bate, Shinji trato de moverse por el dolor pero inmediatamente Ninfer dio varios golpes en el mismo lugar rompiéndole el cuello-
lalala…-seguía tarareando alguna canción infantil, mientras daba golpes en la cara ahora, de aquel detective que pensó en mirarle las piernas, ahora, sobre la mesa-
Después de varios minutos, su control se perdió, descargo su energía, bajo el bate un momento e hizo que sus huesos de la espalda sonaran...
Vaya, estoy muy estresada… -se dijo a si misma acomodándose el paño de cocina en la mano para tomar el bate de nuevo, lo levanto con mas fuerza y dándole una patada a la silla donde el cadáver desfigurado estaba, se sentó sobre el, dándole y esparciendo la sangre por toda la cocina… -



En la parte de abajo, el sótano estaba silencioso, Doncella veía a Duver, tranquila, Franky respiraba con dificultad, apenas se acercara Doncella, el le clavaria aquella pluma en venganza de su gran hermano Lonxera. Arrepentido por haberle creído a esa siniestra mujer.
Doncella miro las balas que quedaban en el arma, pocas, pero las suficientes. Camino alejándose de los jóvenes.
Hubiera sido todo tan simple, ceder, ser parte de la empresa que les propuse… ¿porque se negaron?  Necio tenían que ser… -se acomodo el cabello usando el cañón del arma-
Ninguno decía nada, quizás la tensión había dado paso a una pausa donde ellos.
¡Dios mío! ¡Como me aburren! –Apunto el arma y le dio en la muñeca a Duver, este dejo caer el cuchillo-
Se acerco a el, que se negaba a ceder ante el dolor.
¿Te duele? –le pregunto viendo como había perdido el control de la mano-
Mal nacida… -respondió mirándola con odio-
Doncella sin responder le volvió a disparar, ahora en una pierna.
Ah!!!! –El grito de Duver llego a la cocina-
¿Necesita ayuda, Doncella-sama? –pregunto Ninfer desde arriba-
No Ninfer, gracias… -respondió con amabilidad levantando un poco la cabeza en dirección de la escalera-
Franky, cercano a Duver, se había estado moviendo poco ha poco hasta llegar a tener una de las piernas de Doncella cercanas a el, aprovecho aquel descuido y con la fuerza que logro reunir, apretó la pluma y clavo lo mas que pudo, en la pierna de la mujer, ella falseo, sin caer, por reflejo, le disparo al agresor, la bala sin una dirección especifica, logro darle en el estomago al chico que cayo rendido, arrastrándose junto a Lonxera con la poco energía que le quedaba.
Lo siento hermano… lo siento… -dijo inmerso en un llanto amargo y casi moribundo-
Por dios, ¡como me hace esto! Dejara una marca horrible…
Doncella saco el bolígrafo de su pierna, lanzándolo lejos, el arma ya no tenia balas… miro el suelo.
Ash, me arruinan los planes, ¡¡¡siempre me arruinan los planes!!!
-dijo un poco alterada, se inclino, tomando el cuchillo-
Jamás serás lo que nosotros fuimos, ¡¡¡jamás podrás igualar la calidad de apt sin nosotros!!! –Decía Duver, negándose, en el suelo-
Jamás verán ustedes la luz del mundo como lo hare yo… infelices… -respondió ella dándole en la tráquea con el cuchillo, se alejo, evitando que la sangre tocara su ropa ya manchada-
Se limpio las manos alejándose, sin evitar cojear un poco de la pierna que había sido herida, aquella pluma había sido clavada profunda, un poco mas arriba y habría dado en una arteria.
Pensaba ella.
La mala suerte los acompaño desde que me dejaron entrar a su oficina… -dijo viendo los cadáveres-
¿Te olvidas de mi?
-dijo Black con tono amable-
Jamás amor, jamás… -Doncella se acerco a el y lo libero-
Te tardaste demasiado…  además, ¿como te dejaste atacar así de ese niño? –dijo el subiendo las escaleras con ayuda de Doncella-
Perdona mi vida… es que… la verdad quería quedármelo, pero el no se dejo. –Su cara de decepción infantil fue respondida por una sonrisa amorosa de parte de quien ella misma había herido-
Sabes que no todos son capaces de ver tu amabilidad amore…
Dijo esto mientras pasaban frente a la cocina.
¿Te dio mucho trabajo Ninfer? –Pregunto Black a la chica que cortaba en pedazos a lo que quedaba de Shinji-
Nop. Pero hubiera sido divertido jugar mas con el… -dijo decepcionada, el plástico que cubría el piso donde cercenaba, sonaba, rechinante bajo sus pies-
Doncella y Black se sentaron en un sofá de la elegante sala.
Doncella se levanto, llego hasta la mesa, donde estaban los licores, dándole la espalda a Black.
Como sabias que nos elegirían a nosotros para buscarlos? –pregunto Black, adolorido, cerraba sus ojos, recostándose en el sofá-
Porque ustedes son los más capaces… -respondió ella sumisa, sirviendo alguna bebida fuerte en dos vasos-
Además, siempre buscan a los más guapos… -dijo sonriendo levemente, se acerco a el de nuevo y le dio el vaso, su contenido topacio brillaba con la luz tenue del lugar, la noche estaba en  pleno, serian como las 12 pm-
Black tomo confiado aquello y se lo llevo a los labios, Doncella le miraba de reojo. El vaso cayo de la mano del detective.
Que es est…- sus reflejos le abandonaron, todo se empezó a ver borroso, Doncella se acerco a el-
Todas las mujeres hermosas somos malas querido… todas…
Ninfer entrego a Doncella la misma cierra con la que había cortado a Shinji, esta beso a Black con dulzura, aun estaba consciente, solo estaba petrificado por alguna sustancia que tenia lo que se había tomado, sintió a carne viva como lo cortaban, igual que a su compañero, cercenado en vida, sin poder gritar, las lagrimas de agonia humedecieron la piel de sus mejillas sin poder defenderse ante el tetrico cuadro de aquella mujer llena de sangre que en algun momento estuvo dentro de el.-

suspenso necesario.

La biblioteca de la torre donde aquella doncella vivía, seguía invadida de aquellos lectores.


Juliette se levanta del sillón donde esta.



A esta historia le hace falta algo…

Dijo mientras caminaba a un librero cercano.

Anette desde donde estaba la miraba, silenciosa, inexpresiva.

Que se le ocurre, vieja verde? –Pregunto sin levantar mucho la voz-

Juliette ignorando el comentario volvió al sillón sentándose con elegancia, cruzo la pierna y fijo su mirada en el techo.



Creo que deberían morir todos los de apt…

-sonrio levemente, anette negó con el rostro volviendo la mirada al libro-

Yo haría que sobrevivieran mutilados… que las dos chicas que los buscaban consiguieran a moe y se robaran apt ellos.

La mujer al lado de aquella chica la ignoro por completo, odiaba que las ideas de otros fueran mejores que las de ella.

Creo que doncella es de ese tipo, dejar viviendo con sufrimiento a alguien.

Un leve silencio inundo el ambiente…



La cámara se aleja de la escena.

Que sucederá con apt?

Hay muchas opciones… tanto ustedes como esta doncella desea darle un final épico a esta historia… asi que veamos.



Esta semana no habrá III parte, pero. Haremos una votación.

Están secuestrados

Lonxera

Duver

Franky

Shinji

Black.

Tienen que votar por sus preferidos y proponer una muerte.

Cada uno de ustedes tiene 2 votos. El personaje con menos votos… desaparecerá.

Que pasara con doncella, ninfer y craftera? Serán ellas cómplices? O solo están involucradas por casualidad…?

Propongan. La próxima semana termina la votación. (viernes en la noche)

Saludos. Gracias por leer este humilde jardín.

Secuestro apt II

Juliette: shh, calla! 
Black: pero amore, le prestas mas atención a ese libro? 
Juliette: no te pongas intenso... por favor... 
Black: me ignoras!! -drama-
Anette: podrían callarse ambos??? _¬¬

aquellos tres estaban leyendo el mismo libro... el secuestro apt. II


---------------------------------------------------------------------------
Entre la oscuridad de aquella habitación se vislumbraban los ojos a medio tono de aquellos chicos, luego una luz cegadora proveniente de una linterna empezó a alumbrarlos uno a uno y se escucho su voz, era Ninfer quien decía:
- Bien chicos, Doncella ha tratado de ser buena con ustedes, pero a ella no le gusta jugar y deben estar muy aburridos
Y así saco un hacha de doble filo con la que solía amedrentar a sus victimas.
Ninfer acerco hacia el cuello de Moe su hacha Y preguntó:
- Vamos a ver, que opinas Moe, ¿Debería Lonx regalarnos APT?
Moe no pudo contener su miedo y termino tendido en el suelo al desmayarse.
- Uno menos, dijo Ninfer desilusionada, infantil.
Apunto su hacha y dijo: - Bien Duver, ya que Moe no pudo responder ¿podrías hacerlo tú?
Duver agacho su cabeza, pero Ninfer lo golpeó con su pierna y mientras estaba tendido en el piso y antes que Duver pudiera reaccionar le puso el hacha en la garganta, sonriendo dulcemente.
- No seas cobarde Duver, respóndeme ¿Qué debería hacer Lonx?
Duver tirado en el suelo, totalmente vulnerable, pero orgulloso como siempre, respondió:
- Si fuera Lonx, destruiría los productos, pero jamás dejaría que personas como tu y Doncella pusieran sus garras en apt!
Ninfer negó sonriente.
- Malo malo, Respuesta equivocada mi querido Duver, y nuevamente lo golpeo con su hacha, lo que hizo que el pobre, quedara inconsciente.
¡Se cansan muy rápido!
Agrego mientras se acercaba a Franky… un timbre se escucho, la mano delicada de la mujer de botas altas apretó el hombro de la siniestra en infantil chica.
Atiende la puerta…
-Pero, pero… -contestó poco conforme, resignada se fue arrastrando el hacha seguida del perrito-
En otro plano, unas horas antes, el centro de la ciudad, una oficina desordenada. Un hombre dormido en el rincón. Su cabello peinado cuidadosamente se dejaba ver, mirando por la ventana, alto y de perfil bien parecido.
La puerta tenia una letras negras sobre el cristal que hacia difusas las siluetas dentro.
Black & Palafox, detectives privados.
Las dos mujeres seguidas de un chico entraban.
¡Porque no los buscan! ¿No entienden nuestro sufrimiento? –Dijo la mujer de cabello elegantemente peinado, labios rojos y un abrigo de piel-
Rula, ellos saben que si no los consiguen no tendrán el dinero –agregó la pelirroja compañera que usaba un sombrero delicado-
Señorita Debora, nosotros trabajamos como podemos, ustedes entenderán nuestra diligente labor… -dijo Black, sin dejar de ver por la ventana, dándoles la espalda-
¿Diligente? Si están dormidos. –El chico agregó esto golpeando el escritorio, Rula con un pañuelo se cubría el llanto-
Shinji al sentir los golpes cayo de la silla dando una patada al aire, de espalda al suelo y apretando su sombrero de ala corta para que no se cayera.
¿Qué pasó? ¿Dónde están? –preguntó alterado, despertándose torpemente-
Desgra… -El chico joven se lanzó sobre el detective, Black sin moverse mucho sostuvo  la chaqueta del agresor y lo alejó de su compañero-
Vizard, ¡no nos des más dolores! –Dijo Rula llorando a medias, el enojado se acomodo la chaqueta y salió-
Las esperare afuera. –La puerta cerró de un golpe seco tras él-
Damas, solo les puedo decir que tengan paciencia, por favor… esperen… -levantó a Shinji, que aún desorientado tenia la saliva en la comisura de su labio, delatando el estado de sueño profundo en el que estaba-
No puede ser, ¡¿cómo nos dicen eso?! –respondió la pelirroja-
Rula sin decir mas, dio la espalda y se dirigió a la puerta, Debora la miró, y luego hacia los detectives frunciendo el entrecejo preocupada.
Consíganlos, por favor….
Dijo ella casi susurrando mientras seguía a la mujer entristecida y poniendo sus manos en los hombros de ella, se retiraron.
Black miro a Shinji.
Debemos visitar a esa doncella que los Anons nos comentaron hace unos días…
Shinji asintió con los ojos bien abiertos. Levantándose para acomodarse el saco.
Pero ella dijo en la llamada que no sabia de quienes estábamos hablando.
La puerta se volvió abrir, Black silencioso negó con el rostro.
Tenemos que confirmarlo.
La escena vuelve a la puerta de aquella casa estilo europeo,  el timbre sonaba, los dos hombres de gabardina en el portal esperando que les atendieran. Shinji, curioso miraba por la abertura del buzón del correo cuando las piernas de una chica se perfilaron cercanas, rápidamente se ergio para disimular.
Un chillido de madera pesada arrastrándose con dificultad, Ninfer puso su mirada desinteresada en los dos hombres.
¿En qué les podemos ayudar?
Los dos hombres tratando de ver dentro de la casa, para obtener más información de la que aquella chica parecía estar dispuesta a darles de pie en la puerta sin si quiera invitarles a pasar.
Hola preciosa, queríamos saber si… -Dijo Shinji amablemente-
No me diga preciosa…-Lo detuvo en seco sin dejarle continuar-
¡Shiaz! ¡Que chica! –Respondió alejándose un poco ante la reprimenda-
¿Han visto a estos hombres? –Preguntó Black, directo y sin rodeos mostrándoles unas fotos donde estaba el grupo de APT sosteniendo uno de sus “productos” y sonreían a la cámara-
Ninfer miró a un lado, entornando los ojos. Negó con el rostro sin decir palabra alguna.
Bueno… ¿Dónde esta la dueña de la casa? –Agregó mientras guardaba las fotos en su chaqueta-
Esta ocupada. Vuelvan más tarde. –Terminó de decir cerrándole la puerta bruscamente en la nariz a los dos detectives-
Quiero casarme con una mujer asi, ¡shiaz! –Dijo Shinji sonrojándose aun viendo la puerta cerrada-
Veamos… tendremos que tratar de entrar a la antigua…
Black ignoraba a su compañero, pensando, viendo hacia arriba las ventanas de aquella casa. Caminando lentamente se encontró con un jardín trasero; la casa parecía tener un campo de atracción, mientras mas se negaban a recibirte, más deseabas entrar. Pensaba él, fijándose en unas puertas cubiertas por hojas en el suelo, se acercó a ellas, limpiándolas, no tenía candado.
¡Black! Yo creo que… -Shinji trotaba para alcanzar a su compañero, este se giró para decirle que hiciera silencio pero era muy tarde-
Ambos perdieron el equilibrio, la humedad de las hojas eran algo que no habían previsto, cayeron sobre las puertas, estas se abrieron, rodaron por varios escalones para darse contra una de las mesas. Moe miró a los lados, sorprendido. Todos en shock, la luz del atardecer no era tan fuerte, pero los dos detectives eran algo que no esperaban.
Doncella los miró, inexpresiva.
Ninfer… -Susurró llevándose las manos a puente de su nariz-
Moe presuroso se levantó como pudo, saco su pie arrancándose un poco de piel en el intento, agitado, corrió como pudo, subiendo las escaleras con ayuda de sus manos como animal rastrero y brincando la cerca del jardín escapó, su ropa holgada denotaba todos esos kilos que había perdido en los días que había estado allí. Sin mirar atrás corrió.
¡Gordo, no nos abandones! –Gritó Franky al ver como escapaba su compañero-
Ninfer trotando llego al jardín viéndolo saltar la cerca.
Déjalo Ninfer, tenemos dos nuevos inquilinos.
-Ninfer asintió sonriendo dulcemente y cerró las puertas, Black y Shinji aun despistados quedaron sumergidos en la misma oscuridad-
¡Los sacaremos de aquí! –Shinji afirmo sin ver a quienes tenia cerca-
Doncella arrastrando unas cadenas se acerco a ellos, poniendo la linterna en sus caras.
Que lindos, tenemos dos comediantes ahora… que agradable adición. –Le puso la cadena a Shinji sin que este pudiera hacer nada-
Black pensaba, maquinaba como salir de la situación aun, se levanto y trato de llegar hasta la escalera que daba a la cocina, doncella sonrió levemente.
¡Y se resisten! Que lindos…
-Uno de los hombres bajaba por la escalera, miro a Black, este le hizo frente. Doncella cruzó los brazos esperando ver la reacción de su nueva adquisición. El hombre golpeó a Black dejándolo en el suelo.
Pero que poco aguantan los hombres de hoy en día… -susurró decepcionada mientras le daba la cadena a su sirviente y este ataba a Black a uno de los pilares de concreto del sótano-
Hasta el gordo nos dejo… ya no valemos nada para nadie… -dijo Duver dejándose caer al suelo, golpeándolo con su mano-
Lonxera se mordía el labio, reseco de tan mala alimentación.
Doncella, deja de jugar con nosotros, no involucres a mas gente. ¡¿Dónde esta tu diplomacia?!
-Lonxera casi llorando de la ira trataba de recurrir a la humanidad de la fría mujer que solo se rio descaradamente-
Que lindo eres Lonxera, por eso es que te abandonan tus compañeros, eres demasiado… ¿iluso?
-Le dio la orden al sirviente que aun estaba allí, este se fue, Ninfer seguía asegurando las puertas del jardín, el ruido de cadenas y metales hacia que las puertas rechinaran-
Veamos… ahora tengo a dos nuevas mascotas… que hare, que hare… - se acercó a Black que estaba inconsciente, puso su pie en su mejilla inflamada por el golpe que le habían dado, negó con el rostro, seria y se acerco a Franky-
¿El sr Lonxera quiere diplomacia? Diplomacia tendrá… -dijo casi susurrando mientras mas se acercaba a Franky, hablándole en la mejilla, susurro algo en su oído para darle un beso, suavemente luego, el chico rojo con los ojos muy abiertos, sorprendido-
¿Lo harás? –preguntó ella-
Franky asintió, obediente.
Lonxera, ¡Quiero trabajar para ella! –dijo con voz temblorosa-
Doncella sonreía burlonamente viendo a Lonxera.
¡Maldita! –Dijo Lonxera-
Ella dejo de reír, con el mismo pie que había puesto sobre la mejilla de Black piso la pierna de Lonxera, presionándola contra el suelo, la tela se rompió y el tacón hirió la piel del líder de aquel infeliz grupo-
Bruja! Eres una bruja desgraciada! 
-Gritó Duver lanzándole cualquier cosa que tenía cerca-
Ella sin prestar atención siguió, Lonxera empezó a gritar agónicamente.
¡NO! ¡NO TENDRAS APT!
Sonriendo cada vez más el tacón se llenaba de sangre.
¡No siga, no siga! –Shinji tembloroso estaba en shock, confundido, sorprendido-
Un sonido seco se escucho, algo se quebró… ella retiro su bota de la pierna del sudoroso y adolorido Lonxera, con una sonrisa tan sádica como podría tenerse en una situación así, complacida con aquel jadeo cansado después del daño causado a sus victimas.
Un celular sonó, ella se acomodo el cabello, elegante, contesto la llamada.
¿Si? Oh, señorita Craftera… si, estaba en eso… escuche. –Ella pone el celular en dirección de los hombres y los gemidos leves aun se escuchaban, una risa seca surgió del celular- si, que divertido verdad…



----------------------------------------------
que giros inesperados... ¿ sobrevivirán? como pudo dejarlos moe! 

gracias al sr black por su gran colaboración... saludos a todos los que están siguiendo esta trama. 
tienen alguna petición? déjenla en su comentario! se tomaran en cuenta a la hora de hacerle daño... ejem... de hacer la ultima parte de este relato...