Explicaciones Mutinas

El sol de una mañana cálida estaba asomándose, las ramas filtraban los diáfanos rayos de luz que daban a las plantas que giraban sus hojas, aun cubiertas por el leve roció.
La nieve había terminado de derretirse, el estanque, en movimiento con la pequeña caída de agua, un pez salto atrapando algún insecto inocente.
Eran días de febrero, enero había quedado atrás por unos pocos días, el año ya había empezado, aun no por completo pero si con un pasar de días rápido.
Donde esta la doncella de largo cabello trenzado? La adolescente naciente de insulsa actitud? La joven mujer de sonrisa incitante y porte elegante? Donde habrá quedado el vestigio hecho de defectos llamado nadie…?
La puerta del jardín se abrió, entraba juliette seguida de dos de sus guardias que como de costumbre se quedaban en la puerta, vigilantes.  
La joven mujer con sus jeans de color claro, una blusa turquesa, su cabello suelto hata media espalda, con los rizos de costumbre, siempre habría de llevarlo asi, sus movimientos al caminar tal como lo habían sido desde que existía, insinuando cosas que no diría. Se detuvo casi a mitad del camino del lozas limpias al no ver a nadie en el jardín naciente.
Juliette: buenos días!!
-dijo ella poniendo su mano junto a su boca para que su voz se escuchara por el lugar, ya que no había nadie en apariencia-
Juliette: Se queja de que no vengo temprano nunca y cuando aparezco no están… -pensó caminando hasta una banca cercana y sentándose, cruzo la pierna-
Levanto la mirada, cerrando un poco los ojos ante la luz del sol, sonriendo levemente.
Juliette: Aunque no deja de ser un lindo día para tener un rato a solas… -dijo hablando consigo misma, la brisa matutina movió un poco su cabello-
Silenciosamente, se acercaba con sigilo desde unos arbustos una silueta, su sonrisa pervertida brillaba al igual que sus ojos de animal, sosteniendo algo bajo su brazo, salto sobre la mujer se estaba levantando de la banca en ese instante, siendo recibido por la dura superficie de la banca.
Nadie: X_x
Juliette se giro escuchando el sonido del rostro impactándose contra la banca, se inclino ante nadie y lo tomo por el borde de la camiseta descuidada que usaba.
Juliette: No tienes vida verdad… -pregunto viendo su rostro sangrante-
Nadie negó silencioso, bajando la mirada para levantarla luego con su sonrisa pervertida, tratando de abrazar la voluptuosa mujer.
Nadie: dame amorrrrr
Juliette miro a un lado y lo dejo caer sobre la banca de nuevo.
Juliette: Siempre arruinas los buenos momentos… -dijo mientras volvia a ver las ramas de los altos arboles meciéndose-
Nadie se sentó en la banca, limpiándose la sangre de la frente con la manga de la camiseta y abriendo la laptop, que era el objeto que portaba bajo su brazo.
Nadie: necesito preguntarle, juliettita… que fue eso? Von Goethe?
Juliette sin mirarle sonrio levemente.
Juliette:  Es el proyecto en el que estoy siendo participe… es bastante complicado… -agrego después de una momentánea pausa-
Las teclas de la laptop sonaban constantes, nadie escribía cada palabra, revisando los datos sobre ese “proyecto”.
Nadie: pero… es entonces cierta esa identidad? De rusa-alemana cohibida sin humanidad?
Nadie sabia que esto ultimo era cierto, juliette no tenia humanidad, era la encarnación de las malas intenciones entre los habitantes de ese mundo compuesto por letras que la autora mantenía dentro de si. Siempre tomando decisiones sin importarle otros, pensando en lo mejor o mas provechoso, una verdadera empresaria, una cazadora anhelante, hambrienta de posibilidades satisfactorias.
Juliette espero un momento antes de responder, la verdad no se había planteado que tan ella era ese personaje que estaba representando… se acomodo el cabello hacia atrás con la mano, sin dejar de ver los arboles, siempre de espalda a nadie.
Juliette: soy lo que soy, no soy una cohibida… esa característica es de doncella, lo sabes bien, además de que ninguno de nosotros tiene nacionalidad, pero es complicado, ese proyecto es una fusión entre doncella y yo, ambas en una sola persona, la autora siempre tan extremista no se le ocurrió una mejor idea…
Nadie, serio asintió, afirmando lo que le decía la mujer…
Nadie: pero es justo para ambas… doncella puede ser, reservarse y ordenar todo, usted, inclemente, puede dejar su sadismo al libre albedrio… no?
Juliette solo sonrió pícaramente ante esto y camino hasta la salida sin responderle, saliendo de aquel colorido jardín.

2 comentarios:

  1. es un jardin .. entonces serias una florecita paqueñita delicada y limda.

    ResponderEliminar
  2. wooooooo doncella! que genial historia! OwO ... debo aparecer ;D
    *0* ... siga con su historia! me parece genial... la trama muy buena n.n

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.